6.2.08

MONTAÑA RUSA

Ya es la segunda noticia que leo acerca de personas que se queman a lo bonzo. Más que morir a lo bonzo, me gusta más la vida a lo bonzo, ya que te quemas y en ocasiones hasta disfrutas, pero no por lo masoquista del tema, sino porque la vida así vivida es una montaña rusa que no me avisa ni de cuándo voy a bajar por los raíles ni de cuándo subiré. Es como si se fuera montando pedazo a pedazo en el aire, y yo voy en mi cochecito de acero, con las palmas de las manos amoratadas de sujetarme en las bajadas y con el pulso a cien en las subidas, pero apenas da tiempo de prepararte, porque no sabes nunca cuál va a ser la inclinación. Mientras me recreo, alguien me mira desde abajo, quizá seas tú, que aún te preguntas cuántos tickets más me he comprado y si merece la pena esperarme o irte a comprar una manzana caramelizada.

8 comentarios:

EL CHICO GRIS dijo...

Sin olvidar el periodismo a lo bonzo. Lo bueno de las bajadas en las montañas rusas es que sirven para coger velocidad con la que encarar las subidas.

Saludos.

Burnout. dijo...

Lo que me gusta de ese plan es la posibilidad de perderme por un rato... Lo que me aterroriza y me impide tomar esa decisión es el caos que me puedo encontrar cuando me baje de la atracción y lo culpable que me voy a sentir: -de no haber hecho esto, aquello y lo demás allá... ya me entiendes-
No recuedo qué filósofo dijo que la mente y el control que ejerce nos hace perdernos la mayoria de las oportnuidades de placer en esta vida.
Es una lástima.

Nos iría mejor como simples hominidos en la cueva: No había reproches, no habia celos, placer para todos, mismas necesidades, mismas oportunidades de sobrevivir.

Un saludo.

bowie dijo...

a mi me van las resacas a lo bonzo, esas de tres días. es como si me dijera mí mismo: "sí, estás jodido, pero esta vez es al menos por algo"

va el abrazo

El amigo secreto dijo...

Esperar es muy aburrido...mejor sería comprar unos cuantos tickets y ponerse a nadar en medio de una vida a lo bonzo. Si tuviera lo que hay que tener lo haría, pero mira tú por donde, me voy a la cama. No hay mejor montaña rusa.

Hasta los cojones. dijo...

Pase usted a recoger su premio.

Beso o abrazo, sírvase lo que más se le antoje ;)

huelladeperro dijo...

El Perro y yo tenemos ya la boca roja de lamer y morder manzanas, pero...
Aquí te esperamos. Mientras te lo pases bien nosotros también. (tenemos al de las manzanas acojonao: Diógenes se ha sentado en la garita, y a todo el que se para delante del puesto, le dice con una sonrisa que se quite de delante, que le tapa la vista sobre la montaña rusa.)
Cuando te bajes tenemos previsto saltarte encima por sorpresa y darte una sesión de cosquillas entre los dos hasta que se te vaya la tensión de la montaña rusa. Luego, si quieres, estamos invitados a maullar por los tejados por una pandilla de gatos amigos.

chuliMa dijo...

emmmm....¿toca actualizar ya y comprar las manzanas de caramelo?

aysss....el conejo..¿de qué será culpable?
Besosss

Juan Cosaco dijo...

Imagina una montaña rusa en construcción, la más alta del mundo, la de más loops y vueltas, aceleración y caída. De noche, sin luces, a tope de adrenalina y con la seguridad de que tiene un fin en obras que no es el principio. Estás dentro, sintiendo el frenético movimiento de las estrellas que son tu única referencia. Es lo mejor, aunque la idea de un final abrupto a veces parpadea en la oscuridad.