30.6.07

El jugador

Desde que oí por primera vez esta canción, la imagen de determinados hombres me arribaban a la mente, todos ellos hacinados en una barca, de vuelta de una isla en la que permanecían por destierro forzoso y necesario para seguir avanzando. Les había sentenciado a permanecer en algún rincón de mi memoria autobiográfica, allí todos juntos, cada uno de ellos de diferentes épocas, conviviendo en una desincronía, componiendo un puzzle con la imagen de una persona que era yo, a la que jamás llegaron a conocer aunque se vanagloriaban de ello.
Aunque ellos pensaran que eran los actores principales de mi tragicomedia, realmente fueron simples cameos. ¿Tan poco me importaron? depende, unos determinaron la ocurrencia de acontecimientos para mí vitales a día de hoy, mas siempre tuve la última palabra, fueron medios para llegar a un fin. De mí obtuvieron lo que yo quise dar, sin poder evitar el apartarme de mi vida paralela, a veces imaginaria, a veces tan real que se apoderaba de mí.
Se trata de una apuesta, ganas o pierdes, quizá sólo veas girar y girar la ruleta por el simple placer de observar a otros cómo juegan. Sea como sea, cuando sientes que el fin del juego se anuncia el vacío que resta te deja inerme. Sin embargo, cuando algo se vacía es para volverse a llenar...

Hay hombres que se mueven, hay hombres que se agitan, hay hombres que no existen, hay hombres que no gritan, hay hombres que respiran, hay hombres que se ahogan, hay hombres que ocultan la verdad, hay hombres que roban.
Hay quién apuesta fuerte y decide quererte, sabiendo lo fácil que resulta perderte, sabes que siempre estaré cerca de ti.
Hay hombres que te compran, hay hombres que se venden, hay hombres que recuerdan, hay hombres que mienten, hay hombres que prefieren no hablar, hay hombres que no entienden. Hay quién no tiene suerte y prefiere, engañarte, sabiendo lo fácil que resulta ganarte. Sabes que nunca me iré lejos de ti.
Tienes que aprender a resistir, tienes que vivir, esto no lo tengo esto no lo hay, esto no lo quiero y esto que me das.
Hay quién apuesta fuerte y decide quererte, sabiendo lo fácil que resulta perderte, Sabes que siempre estaré cerca de ti.
Hay quién no tiene suerte y prefiere engañarte, sabiendo lo fácil qué resulta ganarte. Sabes que nunca me iré lejos de ti.
Hoy hay luna llena y un hombre camina por ella, Hoy hay luna llena y un hombre camina por ella.


9 comentarios:

wheatgerm dijo...

jugadopr es muy bueno

Pareidolia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nirth dijo...

El vacío debe existir, como existe la plenitud. Ambas cosas son necesarias en esta vida, ya sabes, la teoría de los contrastes...

canichu dijo...

estoy en la barca de los errantes, por no querer apostar a un número ni a un color. Todos son figurantes, pero sé que es verdad, tambiénj lo soy yo.

Sardaukar dijo...

Un artículo muy bueno, aunque hay alguna frase un tanto maquiavélica (para mi gusto. Ya se sabe: Para gustos los colores)

Celebro que aún haya esperanza!

Para ganar hay que apostar
Para apostar hay que jugar
La vida es un juego!?!?!?

"La vida es demasiado seria
como para tomársela en serio" ;)

Un Besico.

P.D: Has borrado el Mème. Jo, ya no puedo hacerlo. Mándame las instrucciones.

Hasta los cojones. dijo...

Nunca me gusto el juego, pero siempre me gusto ser un hombre con todo lo que conlleva.
Ser un hombre, no intentarlo.
Una vida para lograrlo.
Si mentí fue por el juego.
Y de premio, tus besos.
No te fuiste con las manos vacías.
De mi obtuviste el amanecer que me pedías.

Besos de un hombre.

Burnout. dijo...

¿Tu crees que realmente los hombres que amaste no te recuerdan NUNCA? ¿Que no se descubren pensando en tí cuando ven una película que les recuerda a algo vivido contigo? ¿Que no tienen sueños en los que estas tú? Yo recuerdo todas mis amantes. En los momentos más comunes, me acuerdo de tal o cual gesto, de tal o cual momento.
No se lo puedo comentar ami mujer porque sufre celos retroactivos, así que son como unas almorranas para un masoquista. Dolor/placer en el momento más inesperado.
¿Realmente crees que para ellos eras una mera apuesta...
O es que la apuesta era contra tí misma de que podías dejarlos ir cuando quisieras?
El que miente es el cerebro, la razón. No el corazon.
La razón es experta en mentirse, es experta en conformarse con un agitar de hombros. Sabe que el tiempo está de su lado y que la vida siempre de devuelve al redil.
Pero TODOS los corazones sufren lo oculten o no. Algunos se disfrazan de ganadores para que no veas el chorro de sangre coagulada en amargura que arrastran consigo.Esos son los más peligrosos porque pagarás tú lo que él no ha querido sufrir por su pareja anterior.
Un saludo.

chuliMa dijo...

uffff...y la actualizacion del blog pa cuando????

Ays el veranito...

EL CHICO GRIS dijo...

¿Caíste en una marmita de vodka y aún no has podido salir? ¡Necesitamos tus estigmas, que el padre Karras anda merodeando!

Leí el jugador hace ya varios años y por libros como ese es por lo que Doss es uno de mis favoritos.