19.7.07

Cambios

Ha habido cambios, uno de ellos y el más evidente es que me he quedado sin ordenador, así que ahora voy un poco de prestado y mendigo por los ordenadores ajenos.
Otro cambio ha sido que para tener libertad he optado por la soledad. Por un lado es lo que estaba buscando hacía mucho tiempo, pero ahora soy consciente de que no me va a resultar tan idílico como yo pensaba. De hecho ya he sufrido mi primera desilusión en mi libertad: el comprender que a fecha de hoy las mujeres tenemos que hacernos pasar por tontas y mojigatas para que un tío no ponga los pies en polvorosa. Cuando decidí que tenía que caminar sola por el fascinante mundo de la vida, también decidí que yo iba a marcar mi ritmo. Le propuse a un tipo que fuera mi amante, que sólo nos viéramos en la cama y en el bar que precede el momento para desarmarnos de cualquier tipo de moralidad. Esto sólo ocurría bajo los efectos del vodka. Un amanecer, antes de que él se marchara, le hice firmar el acuerdo sexual por el que cualquiera de los dos podía llamar al otro en caso de necesidad de desahogo. Estuvimos de acuerdo. ¿De acuerdo?, pues por lo visto no.
Anochecía, el calor invadía mi casa y yo miraba la cama de 1'35 que me habían traído por la tarde y entonces pensé en él y en lo bien que estaría estrenarla de esa forma, porque ese sería uno de mis últimos recuerdos antes de dormir por vez primera en esa cama. Le mando un mensaje. Me responde que tiene que madrugar. Le digo que yo también. Me responde que mejor que no. Le digo que si va a poder quedar algún día, porque paso de ir presionando a nadie. Responde que mejor que no. Le llamo.
La conversación se convierte en una espiral, no vamos a llegar a ninguna parte. Dice que se va de vacaciones, que en el sitio en donde veranea se va a encontrar a la ex que no hace mucho dejó. Yo le contesto que qué tiene que ver eso con venir esa noche a mi casa para acostarnos. Dice que no se encuentra en un buen momento (pues yo juraría que sí, que me buscaba bastante). Yo sigo insistiendo con la técnica del disco rallado: "Sí, te entiendo, pero vente esta noche a mi casa ". Ël sigue aludiendo a su enajenación mental transitoria. Finalmente decido atajar: ¿Es que no te gusto?. Contesta que no es eso (Pues entonces no entiendo nada). Tras insistirle hasta rozar el ridículo por mi parte y ser consciente de ello, opto por decirle: "Bien, esa es entonces tu decisión, así que entonces lo que anteriormente hemos hecho no va a ocurrir nunca más". Ante tal aseveración él exclama con un "¡no hace falta ser tan radical!". En ese preciso instante me quedo en silencio y le repito de nuevo que nunca más nos vamos a acostar. Él me vuelve a llamar radical. Entonces lo veo todo claro.
Hagan apuestas, señores

15 comentarios:

EL CHICO GRIS dijo...

Los pactos, como contratos que son, o se firman por escrito (no hace falta con sangre) o luego pasan estas cosas.

Un Vodka-7 para ti (y que san IBM se te aparezca y te de un ordena).

Nirth dijo...

Un placer volver a leerte. Las promesas están para romperlas y sólo puedes fiarte de tu sombra. En fin, ánimos y mucha suerte.

Presionado dijo...

Dios le da pan a quien no tiene dientes.
No te preocupes. Hay muchos dientes hambrientos por ahi sueltos.
Por cierto, para internetear, pillate un pc chiquitito de quinta mano (a unos 120 euros en el segundamano) ponte un linux (es gratis) y tendras el equivalente a un pentium 4 con windows.

canichu dijo...

es sólo un acuerdo de satisfacción a dos bandas, pero eso no implica que siempre que uno de los dos quiera el otro deba estar ahí... porque es precisamente un acuerdo, no una pareja. Funcionará sólo cuando ambos a la vez quieran. Supongo que eso lo tuvistéis en cuenta al realizar el acuerdo. Él no quería romper tal acuerdo que presenta satisfaccón a ambas partes sin compromiso, sólo que ese día pensaba en su exnovia, y muy posiblemente sienta algo por ella, o estuviese replanteándose su vida afectiva... por lo que no tuviera ganas de sexo alguno. Insisto, es un trato, no una pareja, eso implica actitudes diferentes, y más comprensivas. O así lo veo yo al menos.

Un saludo.

chuliMa dijo...

Yo lo mandaba a la tomar por saco (por ser fina)
o a la mismisima mierda
(por seguir siendo un poco fina)
o las dos cosas seguidas y segurito que me quedaba la maaa de agustico.

(uff...me ha salido la vena bruta?)

En cualquier caso, shaluditos y beshitos guapetona.

Nightwishes dijo...

Me encanto tu blog. es muy original, lo leeré poco a poco.
Un saludo;)

huelladeperro dijo...

Ganas tú.

Un lametazo.
El Perro

Hasta los cojones. dijo...

El se lo pierde.
Es que mira que hay que ser tonto...

Salu2.

Hasta los cojones. dijo...

Questas de vacaciones?

Besos.

Erkemao dijo...

Entonces regresó?

Hasta los cojones. dijo...

Llego el momento...

http://loquemetocaloscojones.blogspot.com/2007/08/llego-el-momento.html

Un abrazo.

huelladeperro dijo...

Te echo de menos!!!

El Can

Burnout. dijo...

En el fondo ya sabes que en esta vida todo es pose, jugar al rol de machito hispánico ya no es lo que era.
Pocos hay que acepten ese pulso con una mujer. Yo antes de casado pasé por algo parecido pero aguanté un mes por que no te nía futuro ninguno y era más un obstáculo que una ventaja el disponer de ese acuerdo.
Bueno guapa más suerte la próxima vez.
Un saludo

EL CHICO GRIS dijo...

El zumo se calienta, el vodka pierde facultades y los hielos están medio derretidos. ¿Dónde te metes?

Pareidolia dijo...

Ya tenía ganas de volver a leeros. Vuestros comentarios siempre me ayudan a ver más allá de mi realidad. Estos estados por los que paso me hacen ser un poco paranoide, pero se me pasará, es normal, son las circunstancias.
Os he echado de menos, tenía ganas de visitaros y por fin llegó el momento.Veo que seguís igual de ocurrentes y de especiales, cada uno con su tema, pero ahí estáis.
Besicos